Jornadas de reflexión: Las Hermandades del trabajo ante la Crisis.

Los diversos Centros de las Hermandades del Trabajo de España nos hemos reunido, en unas Jornadas de Reflexión, los días 12, 13 y 14 de Junio, en la Residencia de Betania, en El Espinar (Segovia)

Hemos partido de un estudio detallado de las causas de la crisis económica que vivimos y de sus consecuencias y los militantes y consiliarios que hemos participado, nos hemos reafirmado en los principios y convicciones fundamentales de nuestro Movimiento.

1.  Las principales víctimas, y en ningún caso la causa, de la crisis somos los trabajadores.  Primero los que nos quedamos sin empleo, después los que somos víctimas de las diversas regularizaciones y por último aquellos que por estar al inicio o al final de la vida laboral, nos quedamos fuera del llamado mercado del trabajo.

2.  También nos inquieta el destino de nuestros hermanos inmigrantes.  Ellos, como el colectivo mas débil del mundo del trabajo, son víctimas por un doble motivo: primero porque pierden el empleo y segundo porque su proyecto vital de arraigo en nuestro país está quedando truncado.  Sus mismas familias que dependen de sus remesas en los países de origen ven frustradas sus esperanzas.

3.  No hemos olvidado a las mujeres trabajadoras, aquellas que aún habiéndose integrado en el mundo laboral, son el apoyo y el aglutinante fundamental de su familia. También ellas están pagando especialmente las consecuencias de una   crisis que explota a los individuos y no tienen en cuenta la realidad personal ni  familiar.

Ante esta situación los centros de las Hermandades del Trabajo fieles a nuestra misión apostólico-civil y a la luz de nuestro Ideario reafirmamos.

1.  Que en esta situación de oscuridad e incertidumbre el Evangelio es una luz que nos abre el camino para eficaz signos de esperanza.

2.  Que el trabajo es la máxima expresión de la dignidad humana porque según dice el número 16 de nuestro Ideario: El trabajo nos hace semejantes a Dios en su acción creadora, nos redime, santifica y tiene valor eterno como acto de amor a Dios y al prójimo”.

3.  Considerando que la crisis actual es consecuencia de opciones injustas guiadas por el egoísmo y el afán de lucro y por la dejación de los que tienen responsabilidad de gobierno, con el núm. 22 de4 nuestro Ideario: “pedimos la supresión de privilegios y concesiones exclusivistas que destrozan el orden económico, social y cristiano”.

4.  Nuestros Centros, dentro de nuestras humildes posibilidades, trataremos de hacer signos en la línea que nos marca el número 35 de nuestro Ideario “Las Hermandades del Trabajo nos comprometemos a promover una mayor capacitación profesional y crear las obras y servicios necesarios para activar la promoción de nuestros hermanos”.

 Confiamos en el Señor de la historia, trabajador de Nazaret y solidario con sus hermanos trabajadores, El constituye el estimulo de nuestro compromiso.

Hermandades del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *